GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO

Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA



SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

Día 05 - Corazón de Jesús- Templo Santo de Dios

Oración introductoria de cada día

Corazón amantisimo de Jesús digno de todo amor y de toda mi adoración; movido por el deseo de reparar y de lavar las ofensas graves y numerosas hechas contra ti, y para evitar que yo mismo me manche de la culpa ingrato, te ofrezco y te consagro enteramente mi corazón, mis afectos, mi trabajo y todo mi ser.

Por cuanto son pobres mis méritos, ¡oh Jesús!, te ofrezco mis oraciones, mis actos de penitencia, de humildad, de obediencia y de las demás virtudes que practicaré hoy y durante mi vida entera hasta el último suspiro.

Propongo hacer todo por tu gloria, por tu amor y para consolar a tu Corazón. Te suplico aceptes mi humilde ofrecimiento por las manos purísimas de tu Madre y Madre mía Maria.

Dispón de mí y de mis cosas,Señor,según el beneplácito de tu Corazón. Amén.

P. León Dehón

5.-LOS MANDAMIENTOS DE DIOS

Jesús habló claramente : "Si me amas, guarda mis mandamientos"¿ Quieres salvarte? Observa mis mandamientos. Aquí no hay escapatoria: para querer bien a Jesús y para salvarte, es necesario que hagas lo que Él te manda: observar sus santos mandamientos.

A ti no te queda mas que obedecer. Sí, es necesario obedecer. Pero la obediencia debe ser completa; observarlos todos y siempre.

Dios no ha dado ni cinco ni siete mandamientos, sino diez; y al infierno se va lo mismo por transgredir uno que los diez. A la cárcel no se va por cometer muchos delitos; basta un solo delito.

DÍA 05: DÍA DE CELO POR LA GLORIA DEL PADRE CELESTIAL

“Entra en mi Corazón y estudia el celo que le devora por la gloria de mi Padre. Este Corazón es tuyo, busca en Él cuanto necesites, consúmete dentro de Él, ofrece al Padre Celestial este Corazón, esta Sangre divina. No vivas más que de esa vida que es vida de amor.
Acepta generosamente todos los sufrimientos que mi amor te envía para ofrecerlos a mi Padre Celestial. Deja que tu alma se abrase en deseos de consolar a un Dios ultrajado y toma mis méritos para reparar tantos pecados.”

TU ALMA RESPONDE ASÍ A JESÚS:

Corazón de mi Amado Jesús:
Preséntame al Padre Celestial como una víctima muy pequeña pero cubierta con la sangre de tu Corazón.
Permíteme que repita contigo:
Padre Eterno, recibid la sangre de vuestro Hijo, tomad sus llagas, tomad su Corazón, mirad su cabeza traspasada de espinas. No permitáis una vez más que esta Sangre sea inútil. Mirad la sed que tengo de daros almas... Padre mío, no permitáis que estas almas se pierdan... Salvadlas para que os glorifiquen eternamente.

PRÁCTICA PARA ESTE DÍA:

Después de la Comunión ofrece al Padre Eterno su Hijo con todos sus méritos por la salvación del mundo... Y en satisfacción de los pecados de la humanidad.



EL SAGRADO CORAZÓN,
MODELO DE GENEROCIDAD


Fijemos hoy los ojos del alma en esta especial virtud del Sagrado Corazón. Su generosidad ha sido para con nosotros tan grande, que ni mayor puede ya exigirla ni concebirla nuestra imaginación. Todo, todo, hasta sí mismo, nos lo ha dado generosamente el Sagrado Corazón de Jesús. Mientras vivió en carne mortal, se empleó todo en servicio del. hombre; por él obró sus milagros, hizo su predicación, fatigóse, sudó, derramó lágrimas y sangre.

Acercábase la hora de su Pasión, y después de haberse empleado todo por el hombre, inventó un milagro especial para poder darse a él en su verdadero Cuerpo y Sangre por medio del Santísimo Sacramento.

¿Podría dar otra cosa ? Sí, todavía otra cosa. Vio al pie de la cruz a una mujer Madre suya, y aun de ella nos hizo al morir, generoso legado. ¿Quedábale aún algo que dar? Unas pocas gotas de sangre quedaban en su Corazón, y ya difunto, permite que se lo rompa un soldado, para que ni éstas dejen de derramarse en provecho nuestro. Aun
hoy se nos da a todas horas en nuestros altares, a todos sin distinción, dispuesto
siempre a ser generoso hasta con los más ingratos.

De modo que por su inefable generosidad, es nuestra su doctrina, es nuestra su propia Madre, son nuestros su Cuerpo y Sangre, es nuestro su cielo. Sí, porque después de habérsenos dado por maestro, por alimento y por redención, quiere por toda la eternidad ser El mismo, y no otro, nuestra recompensa.

¡Oh generosidad inmensa de tan generosísimo Corazón!

Medítese unos minutos.

II ¡Cuán distante se halla de corresponder a esta sublime virtud del Sagrado Corazón de Jesús, el mezquino corazón mío! El suyo es todo generosidad; el mío es todo egoísmo. Tal vez sirvo a Dios, es verdad; pero midiendo y escatimando mis servicios, por temor de hacer siempre demasiado. Cuando no me liga precepto de pecado mortal, bástame eso quizá para creerme ya desobligado, Paréceme que amo ya lo suficiente cuando no agravio, o que soy ya el mejor de los amigos cuando no soy un traidor.

¿Qué hago por quien tanto hizo por mí? Cualquier sacrificio se me hace imposible; cualquier respeto humano basta par detenerme. Y cuando me resuelvo a hacer algo por mi Dios, ¿es desinteresado mi servicio? ¿Qué haría si no me amenazara El con el infierno? ¡Ah! Tal vez el mismo cielo no tuviera para mí bastantes atractivos.

¡Oh criado vil, que sólo sirve por temor o por la paga! ¡Oh ! diré con la Imitación "Cuando habrá uno, oh Señor, que se preste a serviros de balde?"

Yo he de ser, ¡Jesús mío!, yo he de ser. Seré generoso, ¡oh buen Jesús!, no me limitaré a lo que manda vuestra ley, sino que me extenderé a todo lo que conozca ser de vuestro mayor agrado. Tomadlo todo de mí, ¡oh buen Jesús, cuerpo, alma, salud, fuerza, libertad, honra, intereses, vida.

De todo os hago don, y en todo quiero seáis Vos única y exclusivamente servido.

Medítese., y pídase la gracia particular.


ORACIÓN Y ACTO DE CONSAGRACIÓN

Rendido a vuestros pies, oh Jesús mío, considerando las inefables muestras de amor que me habéis dado y las sublimes lecciones que me enseña de continuo vuestro adorabilísimo Corazón, os pido humildemente la gracia de conoceros, amaros y serviros como fiel discípulo vuestro, para hacerme digno de las mercedes y bendiciones que generoso concedéis a los que de veras os conocen, aman y sirven.

¡Mirad que soy muy pobre, dulcísimo Jesús, y necesito de Vos, como el mendigo de la limosna que el rico le ha de dar! Mirad que soy muy rudo, oh soberano Maestro, y necesito de vuestras divinas enseñanzas, para luz y guía de mi ignorancia! ¡Mirad que soy muy débil, oh poderosísimo amparo de los flacos y caigo a cada paso, y necesito apoyarme en Vos para no desfallecer! Sedlo todo para mí, Sagrado Corazón: socorro de mi miseria, lumbre de mis ojos, báculo de mis pasos, remedio de mis males, auxilio en toda necesidad. De Vos lo espera todo mi pobre corazón. Vos lo alentasteis y convidáisteis cuando con tan tiernos acentos, dijisteis repetidas veces en vuestro Evangelio: Venid a Mí,... Aprended de Mí... Pedid, llamad... A las puertas de vuestro Corazón vengo pues hoy, y llamo, y pido, y espero. Del mío os hago, oh Señor, firme, :formal y decidida entrega. Tomadlo Vos, y dadme en cambio lo que sabéis me ha de hacer bueno en la tierra y dichoso en la eternidad. Amén.

Aquí se rezará tres veces el Padre Nuestro, Ave Maria y Gloria, en recuerdo de las tres insignias, cruz, corona y herida de la lanza, con que se apareció el Sagrado Corazón a Santa Margarita María Alacoque.

UN CANTO A MI AMADO:

“El que canta ora dos veces”, decía San Agustín.

El canto es el afecto del corazón hecho música. Una hermosa manifestación hacia el ser amado.

Salmos 150
Salmo de alabanza


1 ¡Aleluya! Alabad a Dios en su santuario;
alabadle en su majestuoso firmamento.
2 Alabadle por sus hechos poderosos;
alabadle según la excelencia de su grandeza.
3 Alabadle con sonido de trompeta;
alabadle con arpa y lira.
4 Alabadle con pandero y danza;
alabadle con instrumentos de cuerda y flauta.
5 Alabadle con címbalos sonoros;
alabadle con címbalos resonantes.
6 Todo lo que respira alabe al SEÑOR.
¡Aleluya!

QUIEN HA ENCONTRADO UN AMIGO
Hermana Glenda

Gracias Señor
por todas las personas
que a lo largo de mi vida
me han llevado hasta Ti.

Quien ha encontrado un amigo
ha encontrado un tesoro,
y yo te he encontrado a Ti.
Quien ha encontrado un amigo
ha encontrado un tesoro,
tú me has encontrado a mí.
Y por un tesoro encontrado en un campo,
se vende todo para comprarlo.
Quien ha encontrado un amigo
ha encontrado un tesoro
uo, ie, e e
Quien ha encontrado un amigo
ha encontrado un tesoro
uo, ie, e e
Y por un tesoro encontrado en un campo,
se vende todo para comprarlo.
yo contigo aprendí a vencer mis egoísmos,
yo contigo aprendí a no pensar en mi mismo
uo, ie e, e
Quien ha encontrado un amigo
ha encontrado un tesoro
ou, i, e,e
Quien ha encontrado un amigo
ha encontrado un tesoro
uo, ie, e e
Quien ha encontrado un amigo
ha encontrado un tesoro,
yo te he encontrado a Ti.
Quien ha encontrado un amigo
ha encontrado un tesoro,
tú me has encontrado a mí.
Encontré a Jesús por Ti.
Econtré a Jesús por Ti
Encontré a Jesús por Ti
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified